lunes, 4 de febrero de 2008

MIGUEL SILVESTRINI


En la lista de libros que a mí me gustan (¡qué floja suena la locución "a mí me gustan" en este caso!), libros que me han ido construyendo y deconstruyendo, que me han permitido acceder a otros libros, que me han llevado a conocer otros pensamientos y me han devuelto embebida en ideas ajenaspropias, hay muchos títulos cuyos autores tengo el honor de conocer.
Me gustaría contar una breve historia de esos escritores que la palabra puso en mi camino.
El primero de todos, sin lugar a dudas, es Miguel Silvestrini, a quien llamo "Maestro" con todo lo que eso significa.
Yo tenía doce años y transitaba el segundo de la secundaria, en el Colegio Nacional Luis Clavarino, Sección Comercial Anexa -como se llamaba en esa época- y don Miguel "Rana" Silvestrini era preceptor. En los recreos se lo podía ver enfundado en su saco de humildad, manos a la espalda y sus eternos bigotazos. ¿Qué edad tendría? Yo lo veía mayor, pero, claro, desde mis casi trece años era difícil no ver la adultez como algo demasiado lejano.
Un día le mostré un par de poemas: "El silencio" y no sé qué otro.
Se los llevó sin hacer comentarios y al siguiente me los trajo pasados a máquina...¡uau! ¡Qué distintos quedaban! ¡Parecían poemas de verdad!
Con una letrita verde y generosa había señalado los versos más logrados. Yo estaba tan feliz que me aprendí de memoria ese poema (el único) y todavía lo tengo grabado.
"Silvestre", como también suelen llamarlo, me habló de una escritora que escribió a los 12 ó 13 años una novela llamada "Bonjour Tristeza" -que leí muchos años después- y que tenía muchísimo éxito. Lo hizo para darme aliento, para hacerme creer que yo también podía. Tuvo éxito: lo sigo creyendo a pesar de todo. Se lo debo. Y se lo agradezco cada vez que puedo. El agradecimiento es un gesto que no debe perderse porque habla de nuestra escala de valores.
La biografía literaria de Miguel Silvestrini como narrador, dramaturgo, poeta, titiritero, fotógrafo y qué sé yo cuántas cosas más, es muy extensa. Me gustaría que se sepa mucho más de él.
Acá, en Gualeguaychú no es valorado lo suficiente. ¿Por qué será?

4 comentarios:

Jorge dijo...

QUIZÁS NO VALORADO LO SUFICIENTE POR EL PÚBLICO. Pero muy apreciado por quienes lo conocemos de hace años. Desde aquel folletito "TRAICIONES" hasta hoy ha venido demostrando una calidad inusitada.

Anónimo dijo...

Que personaje Silvestrini!!, esta bien puesto el nombre de Maestro!...
Es un gran hombre,..es verdad que no es valorado, yo con mis 18 años puedo ver que es una persona para admirar, no entiendo como hay gente, mas que nada de gualeguaychu, que hoy en dia ni lo recuerda , con todas las andanzas que ha tenido y las cosas buenas que ha hecho!, tanta gente a la que ayudo y oriento...es irritante ver que pasan estas cosas,..cuantas personas,de esta misma ciudad,habran sido de igual admiracion , ....pero en fin es bueno hacerle este honor al Gran Maestro Silvestrini,y que sea recordado en los años que le quedan de vida,aunque seamos pocos los que los recordemos..no quiero extenderme mucho pero me puse muy contenta al ver que alguien hizo esto por Miguel...es alguien al que aprecio muchisimo y me gustaria que todos valoraran la gran persona que es...un saludo grande y gracias

Martín Blanco dijo...

Poco conozco de sus trabajos, lamentablemente. Pero tengo la fortuna de conocerlo más como persona, y por eso estaré eternamente agradecido. Su aspecto de abuelo simpático y sabio es algo que nunca voy a olvidar, tampoco las conversaciones y las anécdotas suyas que él mismo narra.
Hablar con él es como aislarse de todo, uno podría quedarse horas conversando tanto de trivialidades como de asuntos de cierta importancia, sin hacer caso al tiempo.
Lástima que pocas personas puedan conocerlo, una persona como él es alguien digno de llamar compañero.
Muy buen post, buen trabajo...

Susana Lizzi dijo...

Estoy feliz de que alguien de 18 años pueda darse cuenta de lo valioso que es Silvestrini. También a Martín blanco le digo que su testimonio agradecido revalida esta humilde contribución mía a este gran hombre de las letras en Gualeguaychú. Ojalá que pronto decidan publicar las Obras completas de Silvestrini. Pero, por lo pronto, nosotros, los que tenemos el honor de conocerlo y le debemos este gesto, nos hemos encontrado acá, para hablar bien de él, y eso es importante. Gracias por los comentarios.

A Aurora Fraccarolli

Aniversario en claridad                             A Aurora Fraccarolli, emblemática Madre de Gualeguaychú.( En ocasión de homenajear...