sábado, 23 de octubre de 2010

ACERADA




Lastima los espejos la piel descascarada.

Ella

quiere

ver aparecer la que era antes,

simplemente joven.

Su buenamemoria

deshoja margaritas.


Temblores ligeritos exponen la tristeza.

Cuesta

esbozar

una sonrisa.

Nadie la llama

nadie la mira

ya no hay una mano porfiada en su cintura

así es difícil

sostener la ilusión.

Pero

ella

no se da por vencida

y busca su estuche de cosméticos.


Siempre hay una máscara para absorber lo frágil. 



SUSANA LIZZI
Derechos reservados

3 comentarios:

catoy dijo...

Excelente el poema. Muy sugerentes las imágenes.

Analía dijo...

Querida Susana:
Gracias por compartir este poema, emotivo, con un final esperanzador.
Un saludito cordial
Analía

Rodrigo Robles Tristán dijo...

Excelente, como siempre! espero que esté bien, Susana, y la invito a darse una vuelta por mi blog. Saludos!

A Aurora Fraccarolli

Aniversario en claridad                             A Aurora Fraccarolli, emblemática Madre de Gualeguaychú.( En ocasión de homenajear...