jueves, 17 de diciembre de 2009

EL HOMBRE DE LA BOLSA

Era Noche Buena y el hombre tenía aspecto de sombra, sólo los ojos le brillaban y le daban un tinte humano. Los niños corrían cuando él deseaba acercarse, arrastrando una bolsa. ¡El hombre de la bolsa! Gritaban (de tanto escuchar a las madres) pero más convencidos de que era una negra bestia que quería capturarlos.
El hombre de la bolsa (por llamarlo de alguna forma) viendo que con su figura ancha y torpe para caminar no conseguiría de ninguna forma superar a los chicos, se confundió en la noche rumbo al río. Cuando llegó a la orilla tiritaba de frío y tuvo que hacer una fogata. Después se metió en el agua y lavó sus ropas y su cuerpo. Al cabo de dos horas renovaba su andar totalmente seco y limpio, su barba lucía como la nieve y su atuendo como la capa de un torero. Los niños ya no estaban en las calles, así que eligió golpear las puertas, pues, de las chimeneas, ni le hablen.
Pascual Marrazzo ©

1 comentario:

Gustavo Tisocco dijo...

Susana felices fiestas a ti y a los tuyos, con cariño Gus.

A Aurora Fraccarolli

Aniversario en claridad                             A Aurora Fraccarolli, emblemática Madre de Gualeguaychú.( En ocasión de homenajear...